Mi experiencia en una iglesia cristiana

 

principal_14

Un domingo cualquiera un grupo de amigos escépticos nos encontrábamos departiendo en las cercanías de la Plaza de la Paz, cuando sorpresivamente fuimos abordados por un grupo de mujeres jóvenes (en nuestro caso particular dos de ellas se nos acercaron) que vestían una camiseta alusiva a algún tipo de congregación religiosa. No tardamos en entablar conversación y pronto nos íbamos a dividir en 2 grupos, uno de ellos estaban teniendo una conversación algo acalorada por lo que decidí redirigir mi atención a la otra joven, que parecía estar muchísimo más calmada y abierta a tener una conversación honesta. Luego de dialogar por cerca de media hora decidimos que nos gustaría seguir en contacto para discutir temas referentes a las creencias religiosas. Intercambiamos números de teléfono y ante la buena actitud de ambas partes surgió la idea de que asistiéramos a un servicio religioso a cambio de que ella  también hiciera parte de una de nuestras reuniones para discutir abiertamente sobre sus creencias y nuestro escepticismo hacia lo sobrenatural.

Era apenas natural sentir que no teníamos nada que perder y todo que ganar, porque como ex creyentes no habría nada que no hubiésemos escuchado antes al asistir a un servicio religioso.

El día llegó, y un amigo y yo, en calidad de invitados ingresamos al recinto con recuerdos  frescos y otros no tanto de cuando solíamos frecuentar reuniones religiosas. Pasamos la sección de las alabanzas que duró cerca de una hora para entrar en materia, que era la razón por la cual habíamos venido: Había llegado la hora del mensaje dominical y con esto llegaba el momento de encender nuestros cerebros y comenzar a analizar paso a paso lo que se nos venía.

La prédica comenzaba con una consigna muy contundente pero poco convincente “No se puede ser bueno sin Dios” y “…Si no eres bueno no puedes ir al cielo”, lo cual no me sorprendió, pero me hizo levantar las cejas como síntoma de presentimiento del tipo de mensaje que se avecinaba. El pastor decía claramente que podías hacer buenas obras, ser una persona adherida a la ley, cumplir con reglas básicas de convivencia ciudadana pero no, no podías ir al cielo; esa posibilidad estaba cerrada de tajo para nosotros aun cuando sólo iban cerca de cinco minutos de mensaje, e iba a mantener su curso hasta los veinte minutos finales donde se despachó en contra de la homosexualidad. Por ahora nos mantendremos centrados en las conclusiones que respectan a la idea general del mensaje, y esta era que no importaba que hicieras en tierra , no importaba que tan decente fuera tu vida, para Dios eras ya un ser despreciable merecedor de las llamas del infierno por el hecho de no estar en su rebaño. Esto sucedía mientras los asistentes aplaudían y gritaban “amén” en señal de aprobación de un mensaje que dejaba a las espaldas de quien lo emitía, una responsabilidad por invocar a la intransigencia, la intolerancia y un sentido de superioridad sobre la chusma  no perteneciente a su selecto grupo, grupo que fue escogido a dedo por el mismísimo creador del universo para enviar su mensaje, escogidos para escupir versículos bíblicos llenos de amenazas y locura a aquellos seres sucios y desdichados que no comprendían la muy dudosa grandeza del dios judeocristiano que adoran.

Al parecer a los que aceptan este mensaje han olvidado todos los flagelos, la intolerancia venenosa hacia lo diferente, e innumerables daños sociales que ha causado a lo largo de la historia la propagación de estos mensajes divisivos. Tampoco notan que muchos de los derechos que gozamos hoy en día ha sido gracias a la separación de las ideas religiosas del ámbito político, a la ilustración y los valores seculares. Vivir en una burbuja de mentiras en la que tengas la posibilidad de sentirte moralmente superior para juzgar al mundo entero parece dar la falsa sensación de poder y justicia. Es una lástima para quienes sostienen estas creencias que la evidencia los deje en ridículo y como el culto de fanáticos venido a menos que están destinados a ser.

Por ultimo incursionaron en el terreno de la homosexualidad, teniendo el atrevimiento (una vez más) de hacer ver como merecedores de la tortura eterna a las personas con dicha orientación sexual. Menos mal y para la felicidad del mundo no tenemos la más mínima evidencia de que un lugar de tortura eterna exista, excepto por referencias bíblicas.  La evidencia en este caso también es contundente, la homosexualidad ha sido bien documentada en cerca de 1500 especies para la rabia e ira de quienes afirman que es algo innatural, una aberración y un insulto a la naturaleza. También esta fue eliminada de la lista de enfermedades mentales por la OMS en 1990, arando el terreno para que por fin admitiéramos la realidad por el peso de la evidencia: la homosexualidad hace parte de la naturaleza y debemos empezar a tratar a nuestros semejantes como tal, si es que pretendemos jactarnos algún día de tener una sociedad más justa y más tolerante hacia la diversidad.

Esta experiencia nos deja con la triste reflexión de lo que estamos haciendo con nuestro futuro, con el peso de que futuras generaciones nos vean con desdén por la manera que racionalizábamos y cultivábamos el odio en grandes y pequeños, quienes no tenían la más mínima idea de lo que estaba sucediendo al momento de recibir un lavado de cerebro que, desgraciadamente y en muchos casos, ocasiona daños irreparables.

Continuara…

( Imagen: Google)

Anuncios
Acerca de

No se conoce si la 4A es una calle, una vereda, o una avenida... es una vía hacia el pensamiento crítico y mejor razonamiento... O por lo menos eso intentamos La ASOCIACIÓN DE ATEOS Y AGNÓSTICOS DEL ATLÁNTICO es una agrupación de personas que busca promover el Pensamiento Crítico y racional en la población colombiana, cuyos pilares fundamentales serán las ciencias y el humanismo secular.

Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: